Biografía de Abdulhamit II

La historia de las civilizaciones está contada por los hombres y mujeres quea lo largo de los siglos, gracias a sus obras, sus pensamientos, sus creaciones o su talento; han originado queel mundo, de un modo u otro,progrese.

Ya sea inspirando a otros o siendo una pieza esencial de la acción. Abdulhamit II es una de las personas cuya vida, en verdad, merece nuestro interés por el grado de influencia que tuvo en la historia.Comprender la vida de Abdulhamit II es conocer más sobre una época concreta de la historia de la humanidad.

Si has llegado hasta aquí es porque eres consciente de la importancia que atesoró Abdulhamit II en la historia. El modo en que vivió y aquello que hizo durante el tiempo que permaneció en este mundo fue determinante no sólo para quienes trataron a Abdulhamit II, sino que posiblemente legó una señal mucho más profunda de lo que podamosimaginar en la vida de personas que tal vez jamás conocieron ni conocerán ya jamás a Abdulhamit II de forma personal.Abdulhamit II fue una de esas personas que, por algún motivo, merece no ser olvidado, y que para bien o para mal, su nombre nunca debe borrarse de la historia.

Vida y Biografía de Abdulhamit II

(Estambul, 1842-1918) Sultán de Turquía. Trigésimo cuarto sultán otomano de la dinastía de Osmán, ocupó el trono entre 1876 y 1909. Encabezó un gobierno autocrático, aunque también fue el máximo impulsor de la Tanzimat (reorganización) de la administración otomana.

Era el segundo hijo del sultán otomano Abdülmecit I. Sucedió en el trono el 31 de agosto de 1876 a su hermano Murad V, quien había sido declarado incapaz por enfermedad mental por Midhat Bajá. Presionado por este último, Abdulhamit se vio obligado a aprobar la primera constitución otomana el 23 de diciembre de 1876. La Carta Magna, que le reconocía como califa de todos los musulmanes, establecía la indivisibilidad del Imperio, la creación de un Senado y una Cámara de Diputados, la inviolabilidad de la libertad individual y la libertad de enseñanza.

Los senadores serían nombrados directamente por el sultán y tendrían carácter vitalicio, mientras que los miembros de la Cámara de Diputados serían elegidos por escrutinio secreto cada cuatro años. El sultán, mediante un decreto promulgado el 10 de septiembre, anunció el inicio de la Tanzimat, nombre con el que era conocido el movimiento que pretendía la reorganización del estado otomano.

Su reinado estuvo caracterizado por los continuos enfrentamientos con las principales potencias extranjeras que, aprovechando la debilidad de su gobierno, pretendían influir en la política interna del Imperio otomano. En 1876 ordenó la matanza de los rebeldes búlgaros, lo que provocó la indignación de las potencias internacionales. En 1877-78 se produjo la segunda guerra ruso-turca, a la cual puso fin el desfavorable Tratado de San Stefano, y cuyos acuerdos fueron ratificados por el tratado que se firmó en el Congreso de Berlín (1878).

Estos dos acuerdos supusieron el inicio de la desintegración del Imperio otomano en Europa. Chipre fue asignada a Inglaterra, Tesalia y el Egeo a Grecia y Albania a Montenegro. Esta situación fue aprovechada por el sultán para dar un giro a su política y, acto seguido, comenzó a adoptar medidas de corte reaccionario y absolutista para promover una política confesional y panislámica. En febrero de 1878 suspendió la Constitución, disolvió el Parlamento y alejó del gobierno a Midhat Bajá, quien fue asesinado por orden del sultán en 1883.

El sultán utilizó el panislamismo para consolidar su poder. Se proclamó defensor del Islam, y para ganarse el favor de los fieles construyó el ferrocarril del Hiyaz, que unía Anatolia con Medina, con el fin de favorecer las peregrinaciones a La Meca. Trató de enaltecer a los musulmanes que vivían en las colonias de las potencias europeas, con el fin de crear a éstas problemas dentro de sus territorios. Temiendo por su vida, gobernó encerrado durante casi cuarenta años desde su palacio de Yildiz en Constantinopla, ayudado por una violenta policía secreta.

Realizó un acercamiento a Alemania, país que le ayudó a reorganizar las finanzas y el ejército turco. Los alemanes, en compensación, recibieron la concesión para la construcción del ferrocarril que unía Estambul con Bagdad. Las relaciones entre Turquía y Alemania se estrecharon todavía más en 1899 con la visita del káiser Guillermo II al Imperio otomano. Su reinado sufrió un duro golpe en 1885 cuando se produjo la unión de Bulgaria y la Rumelia oriental.

Dio muestras de su crueldad en 1895 cuando ordenó las matanzas de armenios. Esta acción le valió el apodo del "Sultán Rojo". La matanza de cristianos en Creta en 1897 hizo que Grecia declarara la guerra a Turquía. El resultado catastrófico de la Guerra Greco-Turca (1897) originó la aparición del partido político de los Jóvenes Turcos, en el que se unieron una serie de revolucionarios molestos con las continuas perdidas territoriales.

A partir de 1900 impulsó una profunda reforma educativa. Estableció numerosas escuelas profesionales y fundó la que posteriormente sería la Universidad de Estambul. Creó a lo largo de todo el Imperio una red de escuelas primarias, secundarias y militares. Reorganizó el ministerio de Justicia, y extendió un sistema de ferrocarriles y telégrafos por todo el imperio. Abdulhamit Ii sufrió en 1905 un atentado del que resultó ileso cuando se dirigía a la mezquita a orar. En 1908 se produjo la declaración de independencia de Bulgaria y la consumación del dominio político de Austria sobre Bosnia y Herzegovina.

La presión de los Jóvenes Turcos, que se habían rebelado en Macedonia, le obligó en 1908 a promulgar una Constitución, conceder la amnistía a los exiliados políticos y a convocar nuevamente el Parlamento turco, que fue reabierto ese mismo año. A comienzos de 1909 promovió una contrarrevolución que acabó en fracaso. Fue obligado a abdicar por la Asamblea Nacional en abril de 1909, y sustituido por su hermano Reshid Effendi, que fue coronado con el nombre de Mohamed V. Abdulhamit tuvo que exiliarse en Salónica.

Colabora para ampliar la biografía de Abdulhamit II

¿Qué te ha parecido la biografía de Abdulhamit II? ¿Has encontrado la información que esperabas hallar?

Es cierto que conocer profundamente a Abdulhamit II es algo que está reservado a muy pocas personas, y que pretender reconstruir quién fue y cómo fue la vida de Abdulhamit II es una suerte de puzzleque tal vez lleguemos a rehacer si cooperamos todos a la vez.

Debido a esto, si eres de las personas que creen en que de forma colaborativa existen posibilidades de elaborar algo mejor, y conservas información sobre la existencia de Abdulhamit II, o con respecto a algún aspecto de su personalidad u obra que no hayamos contemplado en esta biografía, te pedimos que nos lo hagas llegar.

Las sutilezas y las peculiaridades que ocupan nuestras vidas son siempre imprescindibles, ya que perfilan la diversidad, y en el tema de la vida de un ser como Abdulhamit II, que poseyó su significación en un momento concreto de la historia, es imprescindible intentar mostrar un aspecto de su persona, vida y personalidad lo más exacta posible.

No lo dudes y contacta con nosotros para contarnos qué conocimientos posees con respecto a Abdulhamit II. Estaremos muy contentos de perfilar esta biografía con más información.

Biografías relacionadas